El origen de Pegaso

602 10 30 30
El origen de Pegaso

Como especialistas en venta de camiones de segunda mano, conocemos la historia de míticas marcas nacionales como Barreiros o Ebro; pero, en España, si hay una marca de camiones que fue referente nacional esa fue Pegaso.

De sus fábricas –Barcelona, Madrid y Valladolid- los vehículos del caballo dejaron de salir en 1995, pero el recuerdo de los camiones que dominaron nuestras carreteras y el mercado de venta de camiones de segunda mano sigue vivo. Hoy; tras la adquisición en 1990 de ENASA, la empresa propietaria de la marca, por Iveco; en las plantas de la extinta firma española de autocamiones se montan vehículos que circulan bajo la enseña transalpina.

Pegaso, con todo, nació a finales de los 40 a partir de lo que quedaba de Hispano Suiza, la mítica marca española de automoción que se enseñoreó de los primeros años del siglo XX. Tras la Guerra Civil, en el 42, Hispano Suiza retomó la actividad desarrollando a partir de su camión y autobús T69 un nuevo vehículo que destacaba por su cabina adelantada con motor interior y que se llamó 66G. En el 46, el Estado fundó la Empresa Nacional de Autocamiones S.A. (ENASA) y esta se hizo cargo de los activos de Hispano Suiza.

Su primer vehículo fue el Pegaso I –una variante del 66G- y luego llegó el Pegaso II. En 1950, Enasa producía 600 autobastidores al año y, diez años más tarde, firmó un acuerdo con la británica Leyland. En los 60 llegó el mítico Pegaso Comet y, ya en los 80 y 90, la serie 1080 o el Pegaso Troner, último gran modelo de la marca. El Troner se fabricó hasta 1993, cuando Pegaso ya era historia porque Iveco había comprado Enasa en 1990. Hoy, Enasa es Iveco y Pegaso; solo un recuerdo. 

Si quieres saber más, en Camiones Gómez  estamos a tu servicio. Y quizá, aún podamos localizarte algún Pegaso.